lunes, 23 de septiembre de 2019

Ikea Hack de la cuna Hensvik

¡Hola lejanos!

Teníamos pensado pasar a minigatita de la cuna a la cama cuando cumpliera los dos años, porque con la altura que tiene, es cuestión de tiempo que intentara despeñarse escalando, pero al final ha habido que destinar ese dinero a cosas más prioritarias, y no ha podido ser.

Como a cabezota no me gana nadie, se me ocurrió que podíamos aprovechar la cuna un año más si la convertíamos en cama. Al principio, intentamos quitar uno de los laterales, pero nuestra cuna, si le quitabas uno de los largueros, se desmontaba. Al parecer algunos modelos de Ikea traían un tablero para sustituir alguno de los laterales y convertirlas en camitas, pero no era el caso de la nuestra, así que hubo que improvisar. Os adelanto el resultado 😊

Os cuento los materiales y cómo lo hicimos:
- Sierra.
- Taladro con broca de 3mm para madera.
- 4 tornillos de 4mm de 5cm de largo.
- Destornillador.
- Lija
- 2 tablones (de pino, haya...) de 120cm de largo, uno de 20cm de ancho y otro de 30cm.
- Pintura de color al gusto.
- Barniz incoloro no tóxico.

Aquí va el DIY (con justificación 😂):
Originalmente queríamos una cama de inspiración Montessori, de la que pudiera bajarse sola, o acostarse cuando le entrara sueño. Pero a veces nuestras preferencias chocan con "su estilo de vida" jajajaja.
Como aquí la señorita se mueve MUCHÍSIMO de noche, elegimos un listón algo más ancho, para que cubriera desde el somier, hasta un poco por encima del colchón, así al rodar no se caería, pero tampoco supondría un impedimento para poder bajarse sola cuando estuviese despierta.
Para esta función elegimos un tablero de 20cm de ancho por 120cm de largo (el largo del somier), y además, cortamos las patas a los dos tableros del cabecero y los pies para ponerle fácil la huida.
Minigatita, además, tiene la costumbre de arrastrar las piernas y pies por los barrotes cuando se está quedando dormida, lo que hace que siempre tenga moratones en los huesos del tobillo, así que decidimos también cambiar el otro lateral de la cuna, sustituyéndolo por un tablón de 30cm de ancho, para protegerla un poco del frío (colocado también a la altura del somier) por 120cm de largo.

Lo siguiente es tan fácil como marcar donde queréis hacer los taladros. Elegimos una broca algo más pequeña para que el tornillo se fuera abriendo paso en la madera, así luego no quedará holgado.
TRUCO: Una vez que tengáis agujereado uno de los laterales, solo tenéis que atornillar los tornillos hasta que sobresalgan unos milímetros, y dejar caer la tabla sobre su opuesta (ojo que sea el lado interior, y no el de fuera 🙈)
Ahora solo nos queda atornillar, y antes de terminar de apretar, coloca el somier, o no te quedará hueco para montarlo.
Y listo... aquí tenéis nuestra cuna-cama 😁
Si queréis darle algo más de sujeción al somier, podéis poner unas pequeñas escuadras del somier a los tableros cortos. Nosotros no las pusimos porque al fin y al cabo está a 1cm del suelo. Pero si hemos puesto la cuna sobre una alfombra para aislarla del frío del suelo en invierno.

Como veís ha sido muy fácil. Los materiales son fáciles de encontrar y, en total, la transformación nos ha costado 25€, con la sierra y la pintura incluidos 😋 

Espero que os haya gustado la idea y que os animéis, es una manera económica y sencilla de alargar un poco la vida de una cuna que ya no vais a usar más (en nuestro caso, después de 4 mudanzas, los taladros originales ya no soportaban tampoco más montajes 🤦). Si ya has leído este post demasiado tarde, o conoces a alguien a quien le pueda venir bien, no dudes en compartirlo 😊 

Un abrazo muy fuerte! Nos volvemos a ver en unos días! 💜

3 comentarios:

  1. Que bonita ha quedado!!! Sois unos manitas!!

    ResponderEliminar
  2. Halaaaa, qué chulada!! Me gusta muchísimo. Gracias por compartirla!

    ResponderEliminar
  3. ¡Viva el reciclaje! ^^ admiro a la gente que se le dan bien estas cosas porque a algunos desde luego da alegría verlos :)

    ResponderEliminar

Para salvaguardar tu privacidad, no se usarán los datos que facilites para ningún fin personal ni comercial. Las cookies que Google utiliza en esta web se utilizan para prestar sus servicios y analizar su tráfico.