miércoles, 7 de noviembre de 2018

Un año de BLW

¡Hola lejanos!

Desde hace unos días quería escribir este post porque considero que es muy importante cómo alimentamos a nuestros hijos, y respecto al Baby-Led Weaning, muchas madres tienen aun dudas y son reticentes a llevarlo a la práctica. Hoy vengo a contar mi experiencia después de un año practicándolo, porque es un método con muchísimos beneficios, para el bebé y para la familia. Si queréis ver un resumen de en qué consiste el BLW, podéis leer el post que le dediqué aquí.

Un año de Baby-Led Weaning

Mi peque está a 9 días de cumplir el año y medio, y no hace mucho, me puse a buscar en el móvil vídeos de las primeras veces que le dí sólidos, y me asombra cómo ha evolucionado. INCREÍBLE.

Nosotros hemos terminado con una alimentación mixta, básicamente porque cada niño es diferente y hay momentos en los que no tiene ganas de comer sola y prefiere que se la demos nosotros (principalmente cuando está cansada) y porque cuando hay para comer puré, pues todos comemos puré, y aun dice que la cuchara es un invento del demonio, y que la use yo... 

Bien, os cuento como ha sido este año y lo que podéis esperar...

Las primeras veces, cuando le ponemos el primer alimento (y el segundo, y el tercero...) cogen los bastones y trozos de comida de una forma muy "torpe" y hay dos tipos de niños, los hay brutos, de los que cierran la manita a muerte hasta que la pasta que antes era comida le rebosa entre los dedos, y los hay más "escrupulosos" que tocan y cogen el alimento como si de algo radiactivo se tratase, mientras ponen carita de "ahgg que asco".
Bien, la mía es de las primeras, y al principio, evidentemente, terminaba más comida en la ropa, entre los dedos, en el pelo y en el suelo que en su boca. Bien, eso es lo NORMAL, en eso consiste el BLW, en la experimentación con los nuevos alimentos.

Después de manosear la comida, suelen llevársela a la boca y prueban un poco. Si les agrada el sabor y/o la textura seguirán rechupeteando lo que les quede en las manos.

Con el paso de los días (o semanas) irán comiendo más y más.😉

Lo común es empezar introduciendo alimentos sólidos a la hora de la comida o media mañana, para controlar reacciones alérgicas. Con el paso de las semanas, podéis introducir algo de fruta en la merienda, o unas tortitas troceadas (¡sin azúcar!) y fruta en el desayuno, hasta que poco a poco participe en todas las comidas familiares, generalmente entorno al año de edad.

Como sabéis, lo alimentos deben introducirse de 1 en 1, durante 3 días (no necesariamente consecutivos) y yo, por experiencia propia, dejaba un día en medio antes de introducir el alimento siguiente, porque yo, que tengo alergias alimentarias, a veces presento síntomas hasta 10-12 horas después.

No hay un orden establecido para la introducción, da igual que primero sea la calabaza que la pera. Mis consejos respecto a esto, en base a mi experiencia, son:
  • Primero los sabores y texturas más suaves porque hasta ahora solo ha probado la leche (patata cocida, manzana o pera asada, uvas peladas y troceadas, zanahoria o calabaza asada, melocotón cocido, plátano chafado, boniato asado, calabacín hervido, aguacate.
  • Yo introduje primero verduras y frutas de sabor suave, luego las más dulces para evitar crear preferencias.
  • El pan (sin sal) lo gestionan muy bien, a partir de los 6 meses pueden tomar gluten sin problemas.
  • Una vez introducidas las frutas, verduras y hortalizas durante unas semanas, cuando ya iba masticando más, empecé a introducir carne desmenuzada y pescado.
  • Yo introduje el huevo en forma de tortitas y tortilla de patatas al vapor. Básicamente porque si existe alergia, da igual que sea a la clara o a la yema, siempre quedan trazas incluso cuando está cocido y puedes separarlas, por lo que si hay alergia, lo evitaremos.
Cosas que podéis/debéis esperar:

Las arcadas son algo común. Cuando intentan tragar algo más grande de lo habitual o que han masticado poco, la arcada es un reflejo que evita que se atraganten, no os asustéis.

No hacen falta elaboraciones extraordinarias. El objetivo es que coman lo mismo que nosotros, si toca hamburguesa de ternera, hamburguesa de ternera comerá, y si toca pisto, pues pisto. Si antes de que naciera no hacíais "hamburguesa de calamar y brocoli" o "croquetitas de garbanzos y quinoa", ¿por qué ahora? No hace falta pasar horas en la cocina ni complicaros, aunque innovar de vez en cuando y hacer algo diferente tampoco es malo. El resto de días, cocinad normal, con el aceite justo y sin sal, ésta la añadiréis al final tras apartar su ración.

Tras 2 o 3 meses, desarrollan suficiente destreza como para hacer "la pinza", lo que les permite manejar alimentos más pequeños como garbanzos, guisantes, maíz... Curiosamente estos alimentos a mi hija le encantan, y siempre los coge primero. Para facilitarles cogerlos antes de que hagan la pinza, por ejemplo, yo le chafaba los garbanzos, y los guisantes se los ponía en una tortilla francesa con cebollita picada, así podía coger los trozos fácilmente, ayudando a que se sintiese autónoma.

Lo de coger los cubiertos, aquí aun es una asignatura pendiente como os contaba. Cuando le damos el tenedor (de los de bebé) o la cuchara, la mira, aporrea la mesa, y la tira al suelo... Por eso, las elaboraciones más líquidas como la sopa, se las damos nosotros o las dejamos para la noche.

Para mi, lo mejor de todo el método, es que desde hace algo más de 5 meses, come de una forma suficientemente autónoma como para poderme sentar a comer con ella sin tener que darle nada. Le preparo el plato de la comida y el del postre y se lo cambio cuando acaba. Para mi es un gran cambio porque hasta entonces comía sola cuando ella se dormía después de comer (lo mismo eran la 1 de la tarde que las 5), lo que me dificultaba llevar una alimentación adecuada, había veces que hasta me saltaba la comida y merendaba directamente...

El BLW tiene muchísimos beneficios, como os decía arriba, tanto en el aspecto familiar como en el de la salud del bebé. La relación que se crea entre el niño y la comida es mucho más natural que con los purés exclusivamente, porque se acostumbra a la presencia que tienen de forma natural (otro motivo por los que no veo necesarias las elaboraciones extravagantes), ellos se autorregulan, comen hasta que se sienten saciados, cosa que con los purés tampoco ocurre porque comen más rápidos y al estómago no le da tiempo a mandar el mensaje de "estoy lleno".
Es muy importante que los niños os vean comer de todo, porque ellos aprenden por imitación. Si os ven comer algo, ellos también querrán, de hecho en casa, aunque comamos lo mismo, ella coge comida de mi plato (a veces llora si se acaba la mía...😅) y así también es como aprenden a utilizar los cubiertos.

Otros dos consejos:

  • Buscad una trona fácil de limpiar, lo agradeceréis, mucho. Nosotros teniamos una de Asalvo y duró 5 meses... Nos pasamos a la básica de Ikea y ha sido de las mejores compras desde que ella llegó.
  • Al principio los baberos con mangas son útiles, pero buscad uno que no sea de un plastico muy duro o el bebé estará incomodo, los de Ikea también son geniales (y yo los lavaba en la lavadora). Ahora usamos uno de los que tienen "bolsillo" o "recogemigas", cuando ya comen mejor, evita que la comida que se les cae se desperdicie (y acabe decorando el suelo) porque pueden cogerla del bolsillito.
En resumen, para nosotros todo han sido ventajas. También es cierto que ha salido "buena comedora" y en la etapa que debería de haber empezado a comer menos, ha sido cuando más interés ha mostrado por la comida y parece que no se sacia nunca. Pero en definitiva, para nosotros ha sido una experiencia positiva y ella come sola, lo prueba y lo come todo.

Si aun tienes dudas sobre el Baby-Led Weaning, a día de hoy hay multitud de cursos destinados a madres y profesionales sobre el BLW, en internet hay mucha información de calidad y también disponéis de muchísimos libros sobre BLW, con recetas, consejos... Estar informadas os ayudará a deshaceros de esos miedos y a confiar en vuestros hijos y en su cuerpo, porque de verdad que son impresionantes.
Para mi, dos libros imprescindibles son:
Sin dientes y a bocados - Juan Llorca
Baby-Led Weaning - Begoña Prats



















Tienen algunas elaboraciones de las que yo llamo "extravagantes", pero el de Juan Llorca da muchísimas nociones sobre alimentación equilibrada que os ayudará a que los menús sean sanos, apetitosos y completos, y con el de Begoña Prats resolveréis en pocas páginas todas las dudas que tengáis sobre el BLW y encontraréis también recetas muy sencillas y rápidas.

Animáos, no os arrepentiréis 💚

4 comentarios:

  1. Que recuerdos! Nosotros hemos hecho ya 2 de Blw! Y como cambia todo tan rápido. Aprenden a comer de todo y por sí mismos. Y también mejoramos nosotros la alimentación

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo un par de post sobre el BLW en nuestro caso y pronto se cumple un año también y tengo uno en borradores para contarlo con esta perspectiva que aporta la experiencia. Yo sin duda no lo cambio por nada!!

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que los mios creciero mixtos con bastantes purés. Excepto la mayor con la que empecé solo con purés y cuando camiamos a trozos no había manera. Con los otros dos si que hice un poco de BLW pero a mi manera, a lo mejor comían el puré y de segundo BLW...

    ResponderEliminar
  4. Más o menos nuestra experiencia fue así con mis hijos. Aunque por entonces no se conocía esto del BLW y más bien fue intuición mía y de mi madre que en cuanto venía a vernos revolucionaba todo :P

    ResponderEliminar

Para salvaguardar tu privacidad, no se usarán los datos que facilites para ningún fin personal ni comercial. Las cookies que Google utiliza en esta web se utilizan para prestar sus servicios y analizar su tráfico.